fbpx
Image Alt

Discurso de Graduación IV medio A

Sofía Reyes y Diego Valenzuela

Sofía: “¿Qué es la ruta?

Es solo seguir partiendo siempre, es mantener el rumbo abierto.

¿Será un comienzo sinfín como el amor?”

Diego: Buenas tardes Sr. Hugo Montes, Sra. Carola Hume, equipo directivo, compañeros, profesores, apoderados, a todos los presentes y a los auxiliares que han preparado este espacio para nosotros.

El tiempo pasó, no nos dimos ni cuenta y aquí estamos, frente a ustedes, diciendo nuestro discurso de graduación.

S: En esta misma casona fue donde todo comenzó y es hoy donde todo termina, para volver a comenzar.

He aquí nuestra eterna ruta, nuestra travesía sin fin.

D: Es realmente sorprendente observar nuestro entorno, vernos ocupando el espacio que solo los “grandes del colegio” solían ocupar.

Aquellos gigantes barbones, hippies y admirables personajes que formaron parte de las generaciones del San Esteban, hoy en la nuestra no tenemos barbones, quizás un par de gigantes. Lo que compartimos con las generaciones pasadas es el amor por los amigos, el apego con los profesores y toda la buena onda.

S: Aprendimos a porrazos y abrazos que 2 + 2 es 4 y que enero viene antes que febrero, aprendimos que se puede tener más de una casa, que los hermanos y hermanas no son solo de sangre, que un profesor es más que su materia y que puede convertirse en un amigo, una mamá o un papá. Y son a ellos a quienes finalmente les debemos las gracias por haber sido nuestros mapas, por habernos guiado hasta acá.

Por enseñarnos que el amor es inevitable, que el aprendizaje es voluntario, que el Quijote es imposible y que su vocación es extraordinaria.

D: Queridísima Claudia, la RAE define vocación como Claudia Miranda, una mujer que a pesar de todos los obstáculos que tuvo que enfrentar en el curso (los dejarnos una marquita a cada uno. Gracias infinitas.

S: Querida Estela, te damos las gracias por soportarnos aquellos lejanos años allá por el 2014 y 2015, por tratar incansablemente de ordenar la jungla que teníamos por sala, y por jamás rendirte al tratar de sentar a aquellos 32 simios que irradiaban hormonas. Gracias por ser un ejemplo para muchos, gracias por tu humor negro, por tus “tallas mala onda”, por tus indirectas directas, por tu claridad y sinceridad.

Sabemos que a pesar de que lo niegues nos quieres un montón y nosotros a ti. Dentro de tu metro 50, hay más amor y preocupación que en cualquier otra persona de mayor estatura.

D: Pero nuestra historia con esta adorable superpoderosa no terminó con la fiesta de graduación de 8vo. Nuestra querida Estela se subió con nosotros al avión del viaje de estudios. Y fue ahí, en ombligo del mundo, en medio del Océano Pacífico cuando nuestra pequeña Estela le pidió al botero que manejara con más cuidado y recibió por respuesta un balde de agua fría y salada en la cabeza.

S: Estimado don Andrés Soto, no tenemos el tiempo suficiente para decirte todo lo que nos gustaría, pero lo vamos a intentar.

Te damos las gracias por tus asombrosos powerpoints, gracias también por dedicar esas largas horas al CIEE, lugar en el que aprendimos a escucharnos y a perder el miedo. Tú nos enseñaste que casi todas las opiniones son válidas, siempre y cuando creamos en ellas. Nos enseñaste a hablar con confianza en la mesa y sin miedo a recibir cualquier tipo de crítica al respecto.

D: Querida Ceci, estamos y estaremos siempre infinitamente agradecidos contigo por haber sido nuestra profesora de lenguaje, y en muchas ocasiones una amiga y hasta una mamá. Nos enseñaste que las palabras pueden ser más que solo letras haciendo sonidos, pueden ser sentimientos, acciones, rabias o alegrías. (Excepto cuando leemos el Quijote, ahí vuelven a ser solo letras). Créenos cuando te decimos que jamás te vamos a olvidar, y que te recordaremos cada vez que abramos un libro.

S: Y por último nuestra pequeña mujer maravilla, no se dejen engañar por esa adorable y pequeña apariencia que suele tener nuestra Miss Marlén, ya que si no vocales se convierten en un megáfono, en otras palabras, corre a perderte.

D: Sin embargo, Lily Dietrich, es dulce cuando quiere y se juega la vida por nosotros cuando estamos en apuros, pregúntenle a cualquiera de los profesores aquí presentes, les aseguramos que a más de uno le habrá ladrado por salvarnos el pellejo a nosotros.

Ayuda y un sabio consejo, siempre podremos encontrarte en la sala de inglés, gracias totales, fuiste, eres y serás siempre nuestra profesora favorita.

S: Queremos también, darle las gracias a todos aquellos profesores y profesoras que se pararon ante la pizarra y nos enseñaron con pasión y paciencia. Sin ustedes no estaríamos hoy aquí. Les debemos todo.

D: Llegó el día cabros, hoy somos oficialmente exalumnos del Chano Esteban, un colegio que nos ha recibido a todos en años y etapas diferentes. Desde prekínder hasta III medio, hemos formado el curso que tenemos hoy.

S: Creemos que entre todos podemos explicarlo mejor. Algunos compañeros dirán una palabra que les haga sentido pronunciar hoy:

(Alumnos dicen algunas palabras)

S: Si bien es cierto hoy nos desprendemos de esta Casona, pero también emprendemos una nueva travesía y es así como la ruta se convierte en una sin fin. Tenemos el mundo por delante.

D: En este colegio los docentes cumplieron su principal función, que fue enseñarnos y transmitirnos los conocimientos necesarios para enfrentarnos a los desafíos del futuro.

S: En esta misma casona fue donde todo comenzó y hoy mismo todo parece terminar.

La vida está llena de procesos, y hoy termina uno de los más importantes, nuestra ruta escolar.

Por buena fortuna, la vida unió nuestros caminos mediante el destino, la coincidencia y muchas otras variables que nos hicieron coexistir en un mismo espacio y tiempo, convirtiéndonos en algo más que solo compañeros de curso y dejando en nuestra conciencia mucho más que solo conocimientos.

D: Recuerdo como si fuera ayer el día en el que pasé por la puerta del 6to básico A. Yo, el muy niño, creía haber llegado a un curso “normal” donde mis actitudes se regularían no solo con el tiempo, si no que los alumnos que lo componían, ellos me ayudarían de alguna manera a tener un mejor comportamiento durante la jornada de clases, ya que a simple vista aparentaron ser muy tranquilos. Pero nunca estuve tan equivocado. Apenas crucé esa puerta me encontré con aquellos que serían mis colegas en las travesuras más grandes que he cometido en mi corta vida. Otros muy distintos, definitivamente un curso muy diverso. Forjando su propia identidad con ayuda de los valores y enseñanzas que en el para nuestra comunidad.

S: Si bien es cierto cada uno puede tener su propia visión respecto de este año tan importante, sin duda un año crucial para muchos, aunque quizás no tanto para otros.

D: Les plantearé una idea de la siguiente manera:

El día en el que supiste que estabas matriculado en el colegio San Esteban, esa mañana en la que desayunabas tu bowl de cereal con leche pensando en qué clase de bestias te encontrarías en tu sala, en ese momento donde sentías alegría, ansias o quizás miedo por no saber que hallarías al llegar a tu nuevo colegio, ese día, sin darte cuenta te embarcaste en una de las más grandes aventuras, ser un estudiante del colegio San Esteban.

S: Queremos darles las gracias a cada uno de ustedes, gracias por las risas, por los llantos, por los wates, por las ayudas ilegales, por darnos la mano, por los abrazos, por todas esas horas compartidas, por todos esos momentos adrenalínicos en los pasillos al ver pasar al profe que te andaba buscando cuando capeabas su clase. Gracias por el apañe cabros.

D: Nos queremos despedir con unas palabras de Violeta Parra y de Gustavo Ceratti. Esperamos que las recuerden siempre y las guarden con ustedes.

S: “Lo que puede el sentimiento, no lo ha podido el saber, ni el más ancho pensamiento…

solo el amor con su ciencia, nos vuelve tan inocentes.” D:”Cruza el amor,

yo cruzaré los dedos, gracias por venir, gracias por venir, adorable puente se ha creado entre nosotros”.

S: Amigas y amigos fue un honor compartir este tramo de la vida con ustedes Y estamos muy agradecidos que nuestras rutas se hayan cruzado.

D: Esperamos que hagan de sus vidas la mejor de las vidas y que encuentren paz y alegría hasta el final del camino.

S: Gracias y Buenas tardes.